alimentos-frescos-montsia

En cualquier época del año, es importante saber cómo conservar los alimentos frescos. Por eso desde Montsià, vamos a darte varios consejos para preservar los alimentos y para que así no pierdan sus propiedades ni se dañen.

1-Mantén siempre un orden: Parece una tontería, pero cada alimento debe tener su lugar para conservarse de forma adecuada. Es decir, los vegetales y la fruta -sin bolsas para que entre el oxígeno-  van en sus cajones respectivos, los huevos en la puerta de la nevera y así con todos los productos. Intenta posicionar siempre primero los productos envasados que caducan antes, para que no queden en el fondo de la nevera.

2-La limpieza de la nevera es importante: Muchas veces obviamos lo más importante. Una vez al mes, como mínimo, deberías vaciar tu nevera y limpiarla porque pueden haber restos de otros alimentos. Utiliza un desinfectante y dale un tiempo para que actúe, ya que si todavía quedan sobras de otros productos, puede dañar los nuevos alimentos.

3-Si está descongelado, no vuelvas a congelarlo: Es imprescindible que no rompas la cadena de refrigeración de un alimento. Es decir, si un producto está ya descongelado, es importante que no vuelvas a introducirlo en el congelador porque pierde sus nutrientes y porque estarías guardando un alimento con más carga microbiana.

4-Guarda los productos de forma correcta: El pescado es uno de los alimentos que se dañan con más facilidad. Antes de guardarlo en la nevera, límpialo con agua y sal. Luego, sécalo con papel de cocina y envuélvelo en una bolsa de plástico con cierre. Cuando hayas limpiado el pescado, colócalo en la parte más fresca de la nevera y no lo dejes más de tres días.

Seguro que, si sigues todos estos consejos, podrás sacarle mayor provecho a tus alimentos y a sus nutrientes. ¿Hay algún truco que tengas tú y no lo hayamos explicado?