¡Llega el calor y las merecidas vacaciones! Todo bien hasta que aparece el estreñimiento.

Si no respetas los horarios y empiezas a romper tu rutina de hábitos saludables, puede afectarte.

El resultado puede llevar a afectar a tus ritmos intestinales y puede aparecer el famoso estreñimiento. Para tener un verano redondo, sigue nuestros 4 consejos:

  1. Hidrátate

Con tanto calor es importante que te hidrates bien, pero no solo con refrescos con gas y cafeína porque no te van a favorecer. Si quieres refrescarte opta por agua o zumos de frutas, ya que estos últimos no solo te ayudarán a combatir el calor si no que también te aportarán las vitaminas necesarias.

  1. ¡No te quedes en casa!

Durante el verano puedes seguir practicando ejercicio con los deportes acuáticos. Es una manera de divertirte, refrescarte y a la vez estimular tu intestino. Puedes bañarte en la piscina o en el mar y realizar un poco de natación o vela. Si el agua no te convence, ¡no te excuses! Puedes dar paseos una vez caiga el sol.

  1. Consume fibra

No te vamos a decir que cumplas con una dieta estricta, porque sabemos que en verano es muy difícil de conseguir. Si vas a la playa, de excursión o a la piscina tendrás que adaptar tus hábitos alimentarios sin cocinar demasiado.

Una ensalada de arroz integral es un plato perfecto para los días de verano, ya que lleva mucha fibra. Si optas por comer bocadillos, que sean de pan integral y con hortalizas. Por ejemplo, un sándwich de pollo, lechuga y tomate es perfecto. Y si quieres redondear tu manjar, te proponemos que te refresques con una pieza de fruta.

  1. La rutina no es mala

Combate el estreñimiento con una rutina. Aunque en verano es difícil establecer unos horarios, es importante que tu cuerpo se acostumbre a realizar las comidas en un horario fijo.

Consigue un verano feliz, con estos pequeños trucos que te ayudarán a regular tu intestino.