Sois muchos los lectores que nos habéis preguntado cuál es el proceso de cultivo del arroz en Montsià.

Hoy, os traemos nuestro secreto mejor guardado así que ¡estad muy atentos!

El cultivo del arroz no se hace de un día para otro, al contrario, son muchos meses de trabajo. Se trata de una técnica meticulosa que puede llegar a durar un año entero. Ahora en enero o máximo durante el mes de febrero es cuando damos el pistoletazo de salida al ciclo del arroz.

Este cultivo lo empezamos enterrando el rastrojo del año anterior mezclándolo con el fango de los campos (labor denominada “fanguear”). Posteriormente vaciamos los campos de agua y una vez secos, los aramos para airear la tierra y seguidamente los nivelamos y abonamos, dejándolos preparados para la siembra.

No es hasta final del mes de abril o principio del mes de mayo cuando de nuevo llenamos los campos de agua  y procedemos a sembrarlos. Y ya  dejamos crecer tranquilamente a nuestro arroz, sin prisas y con mucho cariño hasta la llegada del mes de agosto, que es cuando el grano empieza a madurar.

Durante el mes de septiembre y mediados del mes de octubre, para acabar el proceso de cultivo, lo segamos y transportamos, para secarlo y acondicionarlo en nuestros silos a la espera del momento en que lo tengamos que elaborar y empaquetar para visitar vuestras cocinas. 

¿Qué te ha parecido el proceso de cultivo del arroz de Montsià?