Entramos en los meses más calurosos y los niños deben hidratarse bastante para que no sufran con las altas temperaturas.

Los niños son más vulnerables y por eso el papel de los adultos es tomar precaución y ayudarles a no sufrir un golpe de calor, quemaduras por el sol.

En Montsià te vamos a dar unos trucos para que los niños disfruten de un verano refrescante.

1.Cuando salgas de casa, intenta que sea por la sombra, aplícale crema solar y lleva toallitas para refrescar a tu pequeño. Evita salir con tus hijos de las 12h. de la mañana a las 17h de la tarde. Si quieres dar un paseo por el parque o a la playa aprovecha las horas más frescas para que tu hijo disfrute de un día redondo.

2.La hidratación es uno de los puntos importantes y más en los más pequeños. Intenta siempre que beban agua o zumos y que coman frutas o verduras ricas en agua para obtener las vitaminas y la hidratación necesarias. Los expertos recomiendan en que los niños beban entre 1,2 litros diarios en niños de 4 a 8 años.

3.Intenta evitar cambios bruscos de temperatura. Si en casa dispones de aire acondicionado, regúlalo entre 24 y 26 grados. Un pequeño truco es abrir las ventanas durante las horas más frescas para que se refresquen las habitaciones.

4.Nuestro último consejo es que con la llegada del calor mejor te olvides de las prendas oscuras y te decantes por colores claros, tejidos frescos y prendas holgadas. Así su temperatura corporal estará regulada y no sufrirá rozaduras. ¡Ah y no te olvides de ponerles una gorra para que estén más frescos!

Seguro que con estos 4 consejos conseguirás que los más pequeños de la casa disfruten del verano.