Cuando decimos “Delta del Ebro” inmediatamente pensamos en el arroz, y es indiscutible que nuestro cereal favorito es el principal protagonista de la gastronomía del Delta. Pero hay muchos otros alimentos que encuentran la mejor versión de sí mismos en esta tierra.

¿Te gustaría conocerlos? Aquí va un primer recorrido por la riqueza culinaria del Delta para que vayas descubriendo por qué se dice que es una de las zonas donde la famosa dieta mediterránea tiene su máxima expresión.

Vegetales y frutas

De la huerta mediterránea destacan las mandarinas y naranjas, aunque también cebollas, sandías, etc. sin olvidar que los alcachofares forman parte del paisaje del Delta del Ebro, ya que el clima, de inviernos suaves, favorece su cultivo. Otros cultivos preciados de la zona son por supuesto los olivos.

Tesoros del mar y de los ríos

El Delta del Ebro es un paraíso de exquisiteces acuáticas: doradas, lubinas, navajas o como aquí los llamamos “cañuts”, tallarinas, mejillones de carne sabrosa y textura dulce, deliciosas almejas y ostras cultivadas en el entorno del Parque Natural del Delta del Ebro, así como los famosos langostinos de Sant Carles de la Ràpita que habitan cerca de las de las desembocaduras de los ríos.

Carnes y aves

Los carnívoros también están de suerte si hacen una visita al Delta, ya que es capaz de alojar tanto un sinfín de aves de todo tipo así como animales de corral. Un buen ejemplo es el pato salvaje, uno de los alimentos emblemáticos de la cocina del Delta.

Sofisticadas exquisiteces

A causa del antiguo aislamiento entre aldeas, entre los habitantes del Delta es tradición cocinar productos que antes apenas nadie se atrevía a probar y hoy están considerados delicias por los mejores gourmets, como por ejemplo anguilas, lampreas, ancas de rana y angulas.

 Aceites y vinos con denominación de origen

En una buena mesa del Delta no puede faltar aceite de oliva virgen extra, uno de los productos con más prestigio de estas comarcas que viene con el aval de Baix Ebre-Montsià. Y si hablamos de Denominaciones, los vinos más próximos al Delta son los de Terra Alta, que tradicionalmente maridan muy bien con la gastronomía del Delta.

Si te has quedado con ganas de degustar estas exquisitices en tu propia boca, te recomendamos una visita al Delta con parada obligada en alguna de las agrotiendas de las zona, y algún paseo por sus mercados tradicionales o sus restaurantes. Seguro que tu paladar lo agradecerá.