Los íberos o la Edad Media son solo algunas de las etapas por las que hoy vamos a recorrer. ¿Quieres hacer un viaje al pasado? ¡Vamos a descubrir 5 lugares históricos del Delta del Ebro!

Las Tierras del Ebro han servido de punto de unión entre las zonas de interior y el Mediterráneo. Este territorio ha vivido muchas etapas históricas que hoy en día podemos redescubrir gracias a la conservación de distintos monumentos.

Centro de Interpretación de Arte Rupestre: En la Ermita de la Pietat de Ulldecona encontrarás las pinturas rupestres, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 1998. Estas obras históricas recrean un mundo de relatos míticos y son uno de los conjuntos más importantes de arte rupestre de la península Ibérica.

Poblado ibérico: Si quieres seguir recorriendo la historia, en Alcanar encontrarás el poblado ibérico la Moleta del Remei. Este enclave amurallado pertenecía a la tribu de los ilercavones, quienes durante los siglos VII-II a.C., utilizaron como punto de intercambio de productos de lujo con diferentes pueblos del Mediterráneo.

Torre de la Carrova: La Torre de la Carrova es una antigua torre de vigilancia. Data del siglo XIII y está declarada bien de interés cultural. Está situada en Amposta, junto los restos de una villa romana. Más tarde, la Torre de  la Carrova sirvió como residencia temporal de los abades del monasterio cisterciense de Benifassà. Fueron ellos quienes hicieron también una serie de reformas a la fortificación.

Campo de aviación de la Guerra Civil: En La Sènia podrás sumergirte en la historia de la Guerra Civil española. Aquí observarás uno de los distintos aeródromos militares que el gobierno de la II República construyó. A pesar de ser republicano, un año más tarde acabó utilizándolo la Legión Cóndor alemana.

Centro histórico de Ulldecona: Volvemos al inicio de nuestra ruta para hacer parada en el centro histórico de Ulldecona. En el núcleo de este pueblo encontramos una gran variedad de construcciones de distintas épocas. Destaca por encima de todo la Iglesia de Sant Lluc, de estilo gótico. También sobresalen las casas señoriales como la Casa de la Comanda y la Casa del Padre Domingo Solà. Si te fascina la arquitectura, no te pierdas la Casa de la Feligresa, obra del arquitecto Cèsar Martinell.

Las Tierras del Ebro guardan mucha historia porque al ser un punto estratégico para el comercio, ha conseguido cautivar todo tipo de civilizaciones. ¡Recorre el Delta y descubre toda su historia!