Cuando llega Halloween, los padres y madres tienen que sacar ideas originales para que los niños disfruten preparando dulces divertidos. En Montsià hemos preparado 3 recetas para que las elabores con tus hijos y ¡lo paséis de miedo!

 

dedos_bruja_montsià

1- Dedos de bruja

Halloween es la noche de los fantasmas, las calabazas y… ¡de las brujas! Por eso nuestra primera receta será recrear unos dedos de bruja muy terroríficos. Para prepararlos cubre el bol con harina, azúcar y una pizca de sal y añade la mantequilla en dados. Mézclalo junto con las almendras y la vainilla y, cuando tengas una masa, déjala enfriar y forma rollitos. Crea unos cortes, añade la almendra en forma de uña con un poco de chocolate fundido y hornéalo a 200º durante 20 minutos.

Snacks Halloween arroz

2- Snacks de Halloween con arroz

El arroz no podía faltar en estas recetas tan divertidas. Para preparar estos snacks de Halloween deberás primero preparar arroz inflado. Cuece arroz Extra Montsià durante 20 a 25 minutos, cuélalo y colócalo en una bandeja para hornearlo a no más de 80º durante un par de horas. Añade el arroz a la sartén con un chorrito de  aceite y disfruta viendo como saltan los granos. Después, deberás poner mantequilla en un bol al baño maría y añadirle el arroz inflado. Con ayuda de una cuchara, viértelo todo sobre un molde y déjalo enfriar en la nevera durante 20 minutos. Corta tus snacks con la forma que prefieras, decóralos con chocolate blanco y colorante y hornéalo 5 minutos para que se endurezca.

Ojos sangre Halloween

3- Ojos en sangre

La gelatina es una opción ideal para Halloween por su textura. Lo primero que necesitarás es gelatina neutra, la sumergimos en agua fría durante 5 minutos y de mientras hervimos 100 ml de agua con una cucharada de azúcar. Extraemos la gelatina y la añadimos a el agua caliente para disolverla.  Incorporamos colorante negro y con una jeringuilla lo vertimos en un molde de cubitos de hielo. Repetimos dos veces más el mismo proceso de la gelatina, pero esta vez con colorante azul y la otra con colorante blanco. ¡Ya tenemos un ojo! Lo dejamos enfriar un par de horas y lo vertimos en la gelatina de fresa para recrear la sangre.

Todas las recetas son muy fáciles de preparar. Esperemos que nos enseñes cómo te han quedado. ¡Juega con la imaginación y diviértete con tus hijos preparando recetas de Halloween!