Inauguramos el otoño con una receta muy fácil y sabrosa: arroz con níscalos.

Preparación

0/0 Pasos hechos
  1. Primero de todo, limpia bien los níscalos. Ten en cuenta que no se lavan con agua porque pierden parte de su sabor, como todas las setas.
  2. Elimina los restos de tierra con un cuchillo, un trapo y un cepillo pequeño.
  3. Prepara un caldo en una olla o cazuela, rehogando en aceite de oliva 3 dientes de ajo y un poco de cebolla. Cuando la cebolla esté dorada, saltea los troncos de los níscalos, añade la hoja de laurel, incorpora un litro de agua aproximadamente y deja que el caldo se haga a fuego bajo.
  4. En un recipiente de base ancha, dora el resto de la cebolla, una cuarta parte de los níscalos (picados muy finos) y añade el tomate triturado y el vino. Rehogamos unos cinco minutos. Incorporamos el arroz, lo rehogamos y vamos añadiendo el caldo que hemos preparado.
  5. Mientras tanto, laminamos los níscalos restantes y los salteamos en la sartén con un poco de ajo picado, sin que acaben de hacerse.
  6. Cuando falten unos minutos para que el arroz esté en su punto, los incorporamos.
  7. Una vez esté hecho el arroz, lo dejamos reposar unos minutos y servimos.