Si cada noche tienes un pequeño dilema a la hora de cocinar las cenas de tus hijos… Vamos a darte unos trucos para equilibrar las cenas de los niños con el menú escolar.

Si tus hijos comen en el colegio, sabrás cuál es el menú diario que tienen. Por eso, es muy importante que equilibremos el menú escolar con las cenas de casa.

Aunque la cena siempre debe ser más ligera, es importante que también les aporte energía. Por eso, las dos comidas deben estar compuestas por los mismos grupos de alimentos: verduras, hidratos de carbono algo de proteínas y una fruta o lácteo de postre.

A partir de este esquema, y jugando mucho con la variedad, tendremos que ir cambiando los distintos nutrientes. Es decir, si a la hora de comer en el colegio han tomado macarrones, ternera y una manzana; por la noche recomendamos preparar una crema de verduras, pescado al horno y un lácteo, como puede ser un yogur.

Además de este truco, ten en cuenta que no todos los alimentos tienen que consumirse el mismo número de veces. Deberás saber que es importante que tus hijos tomen 3 raciones de frutas diarias, 2 de verduras y hortalizas y entre 2 y 4 raciones de lácteos.

Por lo que respecta a las proteínas, es recomendable que consuman carnes magras y pescado entre 3 y 4 raciones semanales y sobre todo limitar la bollería y los embutidos.

A la hora de cenar, intenta evitar un plato con muchas calorías para que así la digestión sea más ligera. Un truco es apartar los fritos y optar por productos a la plancha u horneados. Además, es importante que le ayudes a tu hijo a entender por qué tiene que comer de todo.

La manera más divertida y sencilla es aprenderlo a partir de la pirámide nutricional.

Si consigues darles a los más peques un equilibro entre el menú escolar y la cena en casa, ayudarás a que toda la familia tenga una alimentación sana, equilibrada y completa.